nadas

28.2.07

4 columnas

26/02/07
4 columnas cual hojas secas enmarcan la entrada hacia la cura del alma,el piso blanco y gris con frases verdes alivian la angustia de tantos; los dibujos impresos de unos anteojos, de una libreta y un lapiz, y de una mujer sintetizada, que cuelgan del techo, son inutilmente utiles para los ojos que no los miran. Miradas perdidas y tristes enfrentadas desde ventanas hacia puertas que reflejan el afuera.
Un caño acordoneado baja y se introduce en NAZER climatizacion S.A refrigerando asi el animo de los enfermos.
Diez barrilitos blancos de hierro iluminan la oscuridad de la noche, en el sexto hay un banco verde claro en donde esta sentado un hombre enajenado que suspira, se lamenta,habla solo, frunce el seño y se enoja...¿esta loco?.
Y yo te espero aqui sentada, soy una mas aqui en este espacio solidario, pero soy yo la que te espera y sos vos la esperada por mi

21.2.07

S.L

Cuando alguien muere
Se detiene el tiempo –al menos el mío-
Se derrumban mundos
Se adormece todo

No existen palabras
Que puedan decir-te
-jamás las habrá-

No te conocí
No me diste el tiempo
-tampoco tendrías por qué habérmelo dado-

Hermosa criatura
Decidiste irte…
Mega-apología de la valentía

Solo sé de una mirada
Que me dirigiste
La profundidad
Traspasó mi alma

Te fuiste y dejaste
-en carne viva-
Propias cobardías
Silencios ruidosos, intranquilizantes…
Y tú con tu paz
-porque ya has partido-

Parte de mí
Quiere seguirte
-casi inevitablemente-

Y ahora,
Frente a mí
Hay un rostro…
El de alguien que está
Más allá
De la multitud.

Que las manos de dioses
Laven las heridas
Y que cicatricen
Con sus besos…

“Siempre existe en el mundo una persona que espera a otra, ya sea en medio del desierto o en medio de una gran ciudad


Y cuando estas personas se cruzan y sus ojos se encuentran, todo el pasado y todo el futuro pierde su importancia por completo


y sólo existe aquel momento y aquella certeza increíble de que todas las cosas bajo el sol fueron escritas por la misma Mano.


-PAULO COHELO-

14.2.07

Ocaso











Quiero ser el trecho desgastado en tu collar de perlas
Y también el area posterior en tu cuello


Perlas que besan a espaldas
El cordel a punto de cortarse
Por no resistir los labios


Donde se esfuma tu cabellera
Piel virgen se vuelve


No puedes verme
Pero si sentir
La respiración calida allí está
Una señal
susurrada de vida
Aún


Así te abrazo siempre
De manera imperceptible
Objeto y piel de tu piel soy
-casi nada-
Hasta que el cordón cervical corte
Perlas sangradas lluevan
Labios desangrados


Pieles sangrarán
Renaceran nuevas
Beso pasional eterno
A espaldas se repetirá
-inistente- tu pedido
Resto de cordel anudaré
Ansiosas muñecas...
No extrañarás jamás el no verme
el no sentirme sino...


Son tres: la que no ves, la que sentis y vos
Y vos, cuantas sos?
La ciega, la que siente y la que pide


Yo casi nadie
Nadie que cumple deseos
Por propia debilidad


Querer dejar de ser
Quedar
Melancólica y sacramente vacía

Vamos así...
Hacia el horizonte rojo
De la sangre orgásmica


Esto es la copulación indirecta
La que consume y revive
El ocaso y la locura.

10.2.07

Parole, parole, parole

El siguiente texto me gusta mucho es de alguien a quien admiro muchísimo y aquí lo comparto con uds.

Parole , parole, parole

Y la noche está como para nombrarla, o susurrarla, mejor dicho para hacerle tiempo a los minutos y después sí, claro, decirla...
Entonces la invasión en la regla del instante va creando los gestos favoritos para forzar al lenguaje a escapar solamente por donde elija la cara. Y que más placentero que darse una vuelta a cuerpo entero desterrando cualquier solidez de la tristeza, en un ejemplar revuelco sobre consonantes y vocales, reemplazando noches de amor impugnes, destrezas de mariposas que salen de los pies de alguna amante, el mejor sonido del gemido que era más que una canción, la marcha desprolija en el vaivén de los pájaros amándose en el estómago, cualquier te amo que ya es puro olvido, un cuerpo secándose al mejor estilo reloj Dalí, lo que ese segundo llegaba a suspender al cuerpo humano del piso, cualquier variable de dos cuerpos en velocidad constante hasta suspenderse en hipnotismo por choque sugerente y no sé que otras virtudes más que por el tiempo en donde mi naturaleza se reseca ya no recuerda para sumar al listado.
Pero ayer pude volver al episodio de ver al sol fortaleciendo mis retinas. Lo miré con la misma impresión de cuando adoraba a aquella mujer. Lo miré excitada y tranquila. Temperamental y pacífica. Con luz y a ciegas. Entonces regresé a lo que era sentir intercalarse vivamente en la creación. Fue así como me confesé que lo que creí ver no era, no estaba en esa mujer, la ansiedad había ganado la batalla, agregando que la próxima vez pondría el mismo empeño, la misma calidad extraordinaria en hacer sentir, para una vez más recopilar las magias que me decían simplemente ir traduciendo de mi, la locura expandible de un cuerpo que me vestía de estrella, todo lo regalado y no sostenido por un terror pocas veces visto dentro de un cuerpo, una locura de la que se va y cuesta mucho volver, desde ahora ya no voy a jugar a que no que quiero más...

L.M.E

8.2.07



TOMA LA PUNTA DE TU VARA, PASTORA.




La cripta se abre desgarrada en medio de la caudalosa vida que la asombra con sus destellos, su as de corazones, con ansias de silencios de ella, la lejana, estallando partida en mitad de la velada...
Porque tiene una espada entre dos rios, una espada para el amor y el fuego, una dulce cerbatana brillando en medio de la selva, de naufraga sin peligros, ni faros, ni fronteras, sabiendo que las piedras seran luz en el camino e hijas del cosmos que enseñan lecciones de barriletes y poemas de Letanias dedicadas a tu ausencia de Diosa perdida y encontrada en la fiesta de la piel, en cuanta ausencia llega a los altares profanos.
Rituales domesticos de las lagrimas, las llaves del cuerpo, los avisos como gotas de sombra, los besos en la espalda, el sortilegio de las manos que hablan... con ojos invisibles en sus puntas, buscando la magia, la otra orilla de tu vientre, el deseado refugio mas alla de las aguas.

Citerea A. Benitez/ Condesa A. Bengoxhea.




NAVEGAS, PIEL RESUCITADA.



En esta aventura el retrato tiene tintes y mirada de nocturnos. Una pupila se desliza sobre formas multiformes y cripticas. Retumba el trueno de la noche y esas gotas en la sombra imposibles de mirar, fijas en el azul sin limites, hacen llegar sus hilos delgados de nodriza.
Su sangre se estaciona en mitad de la tierra, se planta alli como un nuez quebrandose interminable. Nada es para asustarse cuando la ternura se riega a mares y succiona los senos de medialuz.
Luna espejada que moja la distancia entre el temblor y los labios en la noche, navegando auroras subterraneas, naufragio de ultramar donde se suman jadeos y eternidades a traves de una pared imaginaria entre el agua y la piel.
Un juego de azogues aguarda, como la pantera de infinita paciencia espera que el ibice salga de su letargo. Ahora el espacio y el tiempo son dos tigresas en celo en un lugar sin flores donde todo es jungla y ella despierta del deleitoso sueno de los mil sentidos que va cubriendo poco a poco en una rafaga incesante con toque de luz naufraga que busca otra luz en la lejana cripta que se abre desgarrada.
Citerea A. Benitez / Condesa A. Bengochea.

7.2.07

Así no se puede hablar


A vos…

Vos allá…
Yo acá…
Vos en tu mundo
Yo en el mío

Dijiste:
¿Quién te pensas que sos? (teniendo ya tu propia Respuesta.)
Pensé, más allá de todo,
Y dije: No soy Nadie, No soy Nada.
Dijiste, (obviamente sin haberme escuchado):
¿Vos te pensás que sos Dios?
Pensé: eso es lo que “vos” pensas de mi…(y a esas alturas ya no dije mas nada)

Y ahora te digo:
Soy Nada, Soy Nadie, Soy Dios (para mí, sinónimos)
Y el sentido dado por mí a esa palabra
No tiene nada que ver con el que vos le das

Todo lo demás estuvo demás.

Así es que…
Vos allá –sin verme-
Y yo aquí –viéndote espantada-

Me pregunto ¿dónde está el cartel que diga:
“Prohibido Verbalizar”?

No es necesario ser “el Dios de tu sentido”
Para “saber” que deseas coserme los labios y
Apuntar hacia mi garganta y
Disparar exactamente a mis cuerdas vocales.

Y si queres podes taparte los oídos y los ojos
Dios (yo) te da el permiso.

Sí, soy Dios porque jamás me viste,
Soy omnipresente y lo veo todo
Ah! Y también soy la más mala y castradora del Universo
Conforme? (obvio que nunca)

Tratá de ir buscándote otro Dios
- uno más complaciente-

Me dijiste también: “Estás Re-Loca”
Pensé: Eso no es ninguna novedad.
Ya todos lo saben, principalmente Yo.
El problema es que vos te crees demasiado cuerda y
Eso es muy sospechoso…

Así es que vos Allá
Y yo Acá.

Me sigo preguntando dónde cuernos está el cartel
Que diga “Prohibido Verbalizar”

Que raro… que siendo asmática me dejás fumar
Y teniendo oídos, no querés escuchar
Y siendo oyente no me dejás hablar…

Hay que tener cuidado con Dios
Dios no mata
Dios se suicida –lastima esa trincheta amarilla tan desafilada,
la que estaba en el cajón que mira a mi pintura-

Es impresionante
Como algunas emociones
Desfiguran la cordura.

Y el que quiera oír que oiga…

He dicho.

Yo, Dios.

6.2.07

Una gran maquina negra


Una gran máquina negra
...la poesía, que es una gran máquina negra...
P. De Rokha
señoras señores
sobre mi mano se posó
el cuervo que os devora la luz
la gran máquina negra que hurga
en bodegones llenos de ratas
en las oscuras faltriqueras
del eslabón perdido
en el degolladero de lo humano
que pende sobre las aguas del infierno
bajo el chiquero donde yacen vuestras catacumbas
vuestras nobiliarias ciudades
de átomos compactos
¡mierda compacta y sangre de mártires!
he encontrado niños abatidos
abuelos de ojos helados entre dos muertes
y esas enormes catedrales sin sangre
flotando bajo sus propios escombros
destilando gorriones enloquecidos
he intentado
-os lo juro-
he intentado a(r)mar vuestros
rompecabezas rompentrañas rompealmas
pero ninguna pieza corresponde
al juego de la vida ninguna calza
en el vacío del muro
(posible unidad de mis fragmentos)
he descubierto además vuestros simulacros
esa oscura manera de haceros el desamor
y taparos luego las narices
ante las hierofanías de la carne
escuchadme: antes
buscaba a dios en los rincones
ahora me duele su féretro
en un templo calcinado
no quiero ser diablo de vuestra devoción
ya conocí el hervidero de gusanos
bajo la túnica del buenhombre
y supe
-porque así me fue revelado-
que en el lugar más profundo
se salva la locura
por ello señoras señores
no esperéis que recite un poemita
para que digiráis vuestra
metafísica del odio
esta noche prometeo liberado
hablará de su águila
el águila una vez presentada
ejecutará algunos números.

1.2.07

Audio


Imágenes y sonidos confluyen el el exacto punto en el que confluyen y desaparecen...
mientras sin casi darnos cuenta nos atraviesan dagas...
el punto de salida y el de llegada se convierten en uno.




Click here to get your own player.

.
























.

Acerca de mí

Blogs

.








.

.









.