nadas

8.12.08

A vos, la extraña

.

nadie te va a creer
nadie te creerá
el aire
que respiraste

in-ventaste tu dios

encendiste una vela
respiraste su luz
-que era tu propia luz-

y yo
¿qué hago aquí?

estabas
tan sola

D e s e a s t e

la sangre
de tu propia sangre

Y c r e a s te

s o l a
c r e a s t e

Al Hijo

que no era del Hombre
que no era de Dios

y yo
¿qué hago acá?

¿qué es tu silencio?
¿es tuyo o ajeno?

y yo
¿por qué callo?


no quiero
ser madre
madre de Dioses
in-halados

sin embargo
lloro
y maldigo éste mundo

y vos
¿lloraste?

nadie
te va a creer
nadie
creerá

entre las arremolinadas
noticias
lejanas
(yo te creo)

que aún perduran
in-descifrables

y beso tus pies
y beso tus manos
y beso tu luz

Luz de solo Mujer

Diosa

Diosa Silenciosa

pero
¿qué hago aca?



.

1.12.08

.
.
.
.
.
A d v e n t u s
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

22.11.08

Mentira

.
.
.
.
.
.
palabras sin nombrar
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
viajera
.
llévame
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

12.11.08

Hogar

.
el fondo
es
un patio muy verde
lleno de plantas

allí es
un árbol
la copa
frondosa

allí es
el nido
y
tres huevos pequeños


allí el que vuela
deja de hacerlo
se posa sobre ellos
da
calor


acá
son
los ojos
sin alas
observan

hoy
por ejemplo
todo
se moja

cantan
las alas
lo verde
al día
sin sol


allá
es
el disparo
en seco

y

aquí
es
la bala
húmeda


.

8.11.08

Decidir

.

casi dos años y medio

de juego

de nadas

de mierdas


dos años y medio

del no ser

del sin-sentido

del auto-exilio


Retorno

Retorno

Retorno



a la Vida



y de allí

la eperanza

de no volver









.

7.11.08





venía de un largo viaje


estaba cansado


entró


caminó tres pasos


y se detuvo


miró hacia abajo


como buscando sus pies


no los veía




su mirada


fue más allá del piso


de vidrio esmerilado


después penetró el techo


que era igual al piso


luego la pared


de vidrio


transparente


un enorme ventanal


de 360 grados




abajo


arriba y alrededor


el paisaje


era el mismo




vió sombras y luces


que parecían respirar


una mesa


una silla


y esos objetos extraños


que señalaban


"doce y media" y "tres menos cuarto"


a la vez




afuera


las nubes


no se movían




pasó días


mirándolas




notó por primera vez


que a determinada hora


perdía


la noción del tiempo




dejó de comer


también de dormir


sin darse cuenta




tuvo la extraña sensación


de no tener cuerpo


de no estar en ningún lado


y de "ser" siempre viajando




luego


cerró los ojos


escuchando


el silencio


y se quedó dormido




se despejaron dos nubes


en direcciónes opuestas




y un rayo del sol


ya extinguido


arribó


en las sandalias rotosas


y besó


los pies


ensangrentados




.

27.10.08

...




a veces
los hechos enmudecen
esconden las palabras en su sangre
o las desgarran de sus poros

entonces esa necesidad ancestral
de niña prehistórica
de la cosmogonía
del coágulo congelado

allí se manifiesta
la sombra blanca
difusa
de lo que fue luz

aún rasgado
el grito oculta
el eco tenue, casi inaudible
invulnerable
exento

entonces la necesidad
urgente
desesperada
del retorno

el llanto
la súplica
el lumínico y desolado viaje

encuentro
en tu Hoy
al mundo
ya olvidado

abrazo
perímetros desvanecidos
que espacios y tiempos
despueblan

no importa el lugar
donde se manifieste
ni lo que circunda
ni lo que "Abraxas"

huella húmeda
de magia mojada
de niña pura

en el deshielo
del coágulo
los hechos enmudecen
los poros se re-vientan

millones de ataduras
caen
las dejamos caer

entonces
lo semejante
lo indemne
y el goce

.

17.10.08

Desnudando partes de la letra "O" II




En "tu" caso, si quisiera podría destruirte con solo una oración.

Pero cómo no quiero...

-No quiero porque te quiero-

No quiero hacer lo que buscas

No quiero que de mí hagas un rol

Querés poner el cuello bajo mi guillotina

Con lo que me costó desafilar-la...

Años... A propia voluntad, claro.


No te da el cuero. Lamento.

Tenés terror a las preguntas. Lamento.

Crees que soy yo. Pero no.

En realidad sos vos quien sobrecarga de sentidos.


Cuando las preguntas nacen de lo simple

Debieran ser igualmente simples las respuestas


Las simples y directas son más comprometedoras ¿No?

¿Verdad que a eso es a lo que más temés?


De ahí se deduce: tu complejidad, tu silencio, tu miedo

Y obviamente tu total desconocimiento -hasta intuitivo- de mí.


No me conocés aún. Lamento.

Ni idea si algún día esto ocurriera.


... Y así, preferís verme a oscuras.

O sea, en tu caso:

No verme.


Lamento.

Lamento la ausencia de luz

Entre nos.


¡Ojo! Tampoco te conozco.

-Solo me re-suenan algunos mecanismos-


Dijiste:

"Mirá lo que preguntás"


¿Como si fuera:

Vidente

o

Autista

o

Criminal

o

Deficiente?


Y a posteriori, tal vez un

"No admitir contactos"

o

En el mejor de los casos un

"Cerrar Sesión".


La respuesta era fácil:

Un espontáneo SI

o

Un noble NO


Digo... Si es que se trataba de un diálogo voluntario ¿no?
.
No.
No quiero esto.
No quiero destruirte -a pedido-
No quiero, porque te quiero


"Nada... tipo que... todo bien ¿viste?"

You be free

I'm be free


Vos en el campo

Yo en el desierto

Y en el medio la mutua susceptibilidad.


Sin embargo

si realmente me

buscas me

vas a

encontrar.

No sé por qué, Gabriel, aún te sueño implorándome la muerte, con un mata-moscas que no sea de plástico, ni en aero-sol.

Doctor, ¿Por qué se queda mudo como siempre?

Respuesta = Cero
.

10.10.08

Exorcismo

I

Toma la tierra entre tus manos
Cierra con fuerza los puños
Saborea su aroma
Y trágate el dolor

Mira hacia arriba
Moja tu rostro con la lluvia
Huele las nubes
Y trágate el dolor

Penetra en el horizonte
Sumérgete en el mar
hasta llegar al fondo
Respira hondo
Y trágate el dolor

Dispara al pájaro en su vuelo
Contempla la caída
Cómete su cuerpo
Bébele la sangre
¿Escuchas el cálido gemido?
Trágate el dolor

Escribe el poema en la arena
Recórrelo con tus plantas
Pisa
No esquives el vidrio
¿Sientes la humedad y el viento?
Trágate el dolor

Abre las ventanas de arriba
Cierra las de abajo
Abre los labios
Dí una palabra
Degusta su amargura
Y trágate el dolor

Piensa en los finales de las cosas
Piensa en tu propio final
Y trágate el dolor

Despójate de todo

Abre los ojos un día
Contempla la placa en tu tumba
Sonríe

Amarra todos los suspiros
Desea el retorno a la vida
Dibújate una sonrisa
Sonríe

Sonríe
Y trágate el dolor


II

En un cielo negro
Ante el ojo
Del mar
Ríos de luz
Mueren

Silenciosa mirada
En el grito oscuro
Exhálate

Turbio luto
Del gemido
Ante la boca
Devélate

Palabra

En el cielo
Blanco
Lo que callas
Muéstrame


.

27.9.08

Inalcanzable

A Margarita, la lámpara, se le había vuelto in-so-por-ta-ble que la apagaran y la encendieran en contra de su voluntad.
A ella le había tocado la cocina. Más precisamente, el techo de la cocina, del que pendía cual condenada a la horca y a sus penosos 60 watt?. Sin embargo ella se sentía un Astro en el firmamento hogareño.
Se había vuelto obsesiva y desde allí solo observaba manos, totalmente automatizadas, que la amanecían o la anochecían, también en contra de su voluntad.
Y en días nublados, era más feliz.
Se enamoró de una mano, que padecía de insomnio y/o compulsión por todo lo que fuera comestible y bebible.
Ella esperaba ansiosa esa mano, mano cual Dios de su universo, que la encendía y encendía... y encendía.
En tiempos pasados, ella, por las noches dormía tranquila. Pero la adicción de Margarita al flujo de corriente eléctrica iba en aumento. Quería más, más... y más.
Y, por supuesto, su carácter fue cambiando.
Aguantó, en muchas oportunidades, la humillación de permanecer oscura, casi sin vida, observando el resplandor que emitían "otras" en "otros" firmamentos cercanos.
La perturbaba saber que esa mano, que imaginaba solo de ella, encendiera a "otras" también. Quería ser única.
Los celos la consumían y su frustración iba creciendo tanto como su ira.
Soportaba y soportaba. Hasta que no soportó más.
Ya casi loca, deliraba elucubrando venganzas.
-Pobrecita, ella ni sospechaba que había un Dios, superior a su dios, de nombre: EPEC-
Y el Dios EPEC hizo de las suyas.
Un verano comenzó a deprimirse. Por las noches pensaba demasiado e incluso también de día.
Un tormentoso día la terminó de enloquecer. Tres días sin existencia... Luego las convulsiones... Y entró en coma (ni a vela se parecía)
Y en eso... un golpe de luz (del Dios EPEC, claro) al cual sobrevivió e incluso resucitó.
Plena de energía y totalmente lúcida decidió vengarse. Pero una ráfaga del viento la dejó en falso contacto.
Entonces, su amante (que no sabía que era su amante) con los pies mojados por la lluvia, y las manos también, intentó ajustarla, como tantas veces lo había hecho. Su mano, por fin, en el amoroso ritual, con delicadeza la acarició. Y se electrocutó.
Lo maté sin querer, "pero queriendo", pensó.
De todos modos sintió pena. Su romance había terminado trágicamente. Y extrañaría "esa" mano que tantas dosis le había proveído.
No tuvo tiempo de duelos (porque la vida media de una lámpara es corta)

Las manos conocidas desaparecieron. Se mudaron. Y otras nuevas llegaron.
Ella supo que sería traicionada. Las nuevas, eran ecologistas y la cambiarían por "una" debilucha de bajo consumo. Sabía que no podría soportarlo.
No quiso pasar el resto de sus días en un envoltorio de cartón (su féretro, seguro)
Y deseó la eutanasia.

Era un atardecer, lo recuerdo bien.
Yo estaba sobre el alféizar de la ventana en mi mullido almohadón, tomando el sol que entraba a la cocina y esperando algún pájaro desprevenido...
Y vi la maldita mano ecologista que encendió el maldito interruptor.
Fue tanta la sobredosis que explotó.
Y Margarita... colapsó.
Casi ciego me dejó con su esplendoroso fulgor.

Yo, que siempre había jugado con tu sombra blanca, en el piso o en las paredes, con la ilusión de atraparte Margarita allá, en las alturas, con algún inesperado salto (siempre fallidos) hacia el techo, para rozarte con mis pequeñas garras...
(que por suerte, no fueron, ni son, ni serán nunca manos)
Aún llevo en mis secas retinas tu luz, Margarita, mi inalcanzable lámpara.

.

25.9.08

Mensaje III

.


-¡Cuidado!, dijo.

-No todo es necesariamente autorreferencial.
(Ay, ay , ay... ésto de aclarar)


Y el Universo
Sonrió.



.

23.9.08

Mensaje II

Tengo la certeza



Tenés miedo



sudan Las manos sudan



no se dilatan Las pupilas



No estás respirando casi



A la velocidad de la luz
va el latido



Aprietan aire las mandíbulas



Cerrados los puños

las uñas traspasan las palmas



La presión ahora es alta

Ahora demasiado baja



El desvanecimiento

es inevitable



Te beso

y

todo lo dicho desaparece



excepto la incertidumbre



Tuve la certeza

21.9.08

Primavera

.

los rigores del invierno
tornan difícil
el primaveral arribo

atraviesa la adversidad
con su fuerza
el viento helado
hace retroceder

cuesta pensar
la transitoriedad
el superar y
vencer

podemos continuar
traspasar al dolor
en la huida

principio invariable:
el Invierno
siempre se convierte
en Primavera

la oscuridad
el frío
nublan
la flor
el fruto

los que ya no están
desean la claridad

la maldad
presagia
bondad

en mí
en vos
en la tierra
cuatro estaciones

caen las hojas
transito
invernal

se crece
en la pérdida

flores
luego
flores
-y espinas-
marcan
el camino
(a pesar del polvo)

para no retroceder
plantar

la siembra
el cuidado
el cultivo

en Primavera
transmuta
el Invierno
-siempre-

el dolor...

alegría


.

16.9.08

zona atérmica

.


nadas
hacia zero
neurona atérmica de algo

nadas
hacia zero
neurona
nadas atérmica

nadas
para algo


-nadas atérmicas nadas-


nadas hacia algo
para apaciguar nadas


nadas
en la nada
de algo


.

14.9.08

cero

.




...y Éste hoy -que es mañana y ayer- es, fue y será Día maravilloso, el re-nacer...





.

12.9.08

11 de Septiembre

Cualquier semejanza con la realidad no es pura coincidencia.
Y núnca, pero núnca es pura la coincidencia.

Te eschuché decir con profundo dolor:
"Yo no sé cómo pude hacer la vida que hice. Cómo pude esperar que lloviera para tomar el agua que se juntaba en los pocitos en esa calle de tierra... caminar kilometros buscando pocitos... Y tomar esa agua sin saber, por desesperación e ignorancia, que podía estar contaminada, podrida... ¿Cómo pude?..."

Quedé más que perturbada con lo que había escuchado.
Claro, tu timidez y tu orgullo te impidieron pedir un vaso de agua a alguien. Así eras seguramente, pensé.
Parece que esto lo hiciste durante un año. Caminar kilómetros para llegar a tu clase. Eras maestra en un lugar lejano e inhóspito.

Siempre sos una temible caja de Pandora para mí.

Núnca me contaste nada (Pero eso ya no importa) Lo que fuí sabiendo es por lo que le contabas, rara vez, a otros.
Siempre nos hemos odiado. Aunque en los últimos años mejoramos.

Solo imaginarte, buscando pocitos con agua en calles de tierra, en algún lugar, camino a la escuela donde dabas clases a niños no mucho más pequeños que vos y tal vez otros mayores que vos...
Me conmueve.

Mi insignificancia se agranda cuando pienso en lo mucho que me cuesta, luego de despertar cada mañana, sostener los párpados abiertos durate todo un día.

Me he quedado con la sensación de que el dolor que llevo a cuestas no es mío.
Está en mí, pero no es mío. Me soplaste el alma... y te me instalaste.
La tuya se ha desbordado, salió de sus cauces y violaste mis difusas fronteras.
Me has invadido.

Y cada tanto, cuando comienzo a olvidar, me lo recordás con mensajeros -que núnca sospechan que lo son-

Sí. Te he escuchado.


Esa fue siempre la única manera de escucharte.

Tu sed fue tanta, que aún sigues bebiendo el agua
en los posos de las almas.
Tu sed fue tanta, que me hiciste nacer
Así
Interminable calle
de tierra seca
con escasos charquitos de agua.

Nunca aprendiste a amar.
Solo a sobrevivir.
- tenías sed -

Hoy brindamos a nuestra manera, claro:
Vos, yo
Dos vasos
Y agua.

11 de Septiembre

Ya estás jubilada

En cincuenta años
Maestra
Nunca faltaste

Y hasta ibas cuando estabas
deshidratada.

Miré el agua en tu vaso
Miré el agua en el mío
Miré el agua en la jarra

-estaba hasta la mitad-

Miraste tu vaso
-ya casi "vacío"-
Miraste mi vaso
-lleno-

Ni miraste la jarra.

Y antes que me diera
el ataque de pánico
alcancé a decirte:
"Felíz Día"

No escuchaste nada
porque ya estás sorda.


Yo estoy contaminada
pero vos tenés muchos anticuerpos.

Y cuando no siento miedo
Te admiro.

Estoy haciendo trámites
Para la nueva pavimentación.

Vos pudiste.
Pudiste sobre la tierra.



Yo necesito asfalto
y todos los océanos.



Y en el televisor
dos torres
se desplomaban.



..

3.9.08

.

Una en el cielo
Y en el mar otra y otra
Y otra en el mar
Y otra en la tierra


Una iba
Otra venía


Todas
-sin crucifixioenes-
Caminan
Corren
Se deslizan
Nadan
Vuelan


Un Hilo
-une y separa-
De aire
Agua o
Tierra


Venìa
Sin ir
De dónde
Ignoraba


¿Dónde?
No sabías
Ibas


Me ibas
Sin saber-te

Te ibas
Sin saber-me


Núnca cruzamos
Ni cruzaremos


LLendo-me vendrás
Y te iré
Quedándome


Y así
Irás
Quedándote



No habrá cruces
Ni cruzadas



Vas
-crucificada-


Yo
Vengo

25.8.08

Mensaje I

te voy a
atar

(las manos)






te voy a
vendar
(los ojos)




a vos



si no es


con un esbozo
cálido

de sonrisa


no hay otra



forma de pensarte

8.8.08

Nació

se arrastró por la tierra
con los ojos bien cerrados
hasta que
su frágil mollera
chocó contra el muro

su cráneo se abrió
también sus ojos
y con la vista nublada
sangró pensamientos

-no comprendía-

el reflejo del muro
en sus pupilas
-y detrás del muro
el impaciente sol-

se perdió en un paisaje de lata y cartón
luchando bajo el peso de su sombra

el sol de la mañana
detrás del campanario

sus alas de piedra

(no. no intentes
comprender

cierra los ojos
deja que la luz
penetre

guarda el calor
que pronto
oscurecerá)


entonces
sonó una campana

Y se despertó.


.

27.7.08

.


La condena era reir.


-Ay muerte, muerte
fallaste
(una vez más)

¡Jajajajajajaja!

La próxima será la octava carcajada.



Y nadie reía.




Ocho veces ja.
Y nadie rió.




.

23.7.08

I

era sin tierra el sol
era sin sol la luz
era sin luz la sabia

sin sabia las nervaduras
sin nervaduras las hojas
y sin hojas las ramas

eran sin ramas los troncos
eran sin troncos los árboles
y sin árboles las raíces

era sin raíces la Tierra

era sin Tierra el horizonte

y sin horizontes los ojos
-que se movían-


II

detenida estaba
la arena en el reloj

detenida la voz
muda

unos zapatos sin pies
un puerto sin barcos
y el cielo sin pájaros

otro horizonte
sin sol

la sangre
sin vida

detenida
detenida estaba
amanecida

"y los vestidos que no vestían"


III

te voy a llevar a un lugar
no acá
no aquí
a otro en otro

Allí están las manos
Manos, manos y más manos
Como gritos de la roca

Dicen: "Fuimos y aún seremos"

Rastros de palmas
Fósiles de sombras

Abiertas callan y
Abiertas gritan
El prehistórico saludo

Dicen: "Hola y Chau"

Dicen: "Hola y Chau"
-desesperadamente-

Huella digital
Documento universal
De identidad
Pintura Rupestre

Fotografía de piedra

De las manos pasadas
En los ojos presentes.

4.7.08

.

te escupió
la Gran Explosión
pequeño grano
cajita redonda
de mil millones de años

giraste, giraste
te atrapó una órbita

giras y giras
con tu firme deseo
de escapar
como una flecha

caja
caja redonda

caja
caja de perlas

esferas de
agua
tierra
y
luz

es tu madre el corazón del sol

no es el calor
sino la luz
-lo que te importa-

ya estás
penetrada
de lado a lado
de horizonte a horizonte

pequeño grano
¡Aún danzas!

vienes de la vida
y vas hacia tu muerte

te escupió

te escupió
la Gran Implosión.


.

Sin pretenciones

.

He venido
de un lugar


osuro
frío
y
lluvioso

con mis alas rotas y mojadas.


Hoy están secas, mis alas...
Se van curando de a poco, mis alas...


Y algún día...

tal vez...


Pueda volar
Sin Alas.


.

22.6.08

?

.



Y luego dijo...

- "No me estoy
Ni me están

No sos la única
que me niega

(No, no sos la única)

Hay muchas personas que lo hacen todo el tiempo.
Otras que alguna vez no lo hicieron.
Otras que...
qué se yo.

También se me niegan las cosas.
Ellas me niegan.
(casi todas)

Seguramente una razón
Seguramente muy poderosa

Seguramente la primigenia
de mí.

Seguramente niego
y luego lo demás.

Seguramente un espantoso espejo
no refleja nada.

Seguro náusea.

Sí.
Seguramente.

Me niego.

Seguramente habrá
una razón muy poderosa.

Desconozco.

Sí, seguramente.


La vida.
La vida me niega.

Aquí estoy.
Y desconozco.

Eso que no existe,eso soy.

No.
No sos la única que me niega.

Tampoco la primera
Ni la última.

No me es lo primero
Ni me es lo último

Sí.
Seguramente

No me estoy siendo nunca

No me estoy
Ni me están".


.

18.6.08

Incidencia

Sí, sí -repito-

Pobres balas,
ellas también
necesitan


Un lugar cálido
donde habitar.

11.6.08

Lhasa de Sela
(audio y letra)



Subscribe Free
Add to my Page


De Cara A La Pared

Llorando
De cara a la pared
Se para la ciudad
Llorando
Y no hay más,
Muero quizás
Ha! Dónde estás

Soñando
De cara a la pared
Se quema la ciudad

Soñando
Sin respirar
Te quiero amor
Te quiero amor

Rezando
De cara a la pared
Se hunde la ciudad

Rezando
Santa María
Santa María
Santa María

Muriendo


(Lhasa de Sela)

.

7.6.08

.


seis audios de Cocteau Twins



Subscribe Free
Add to my Page


.

28.5.08

El acto de amor

.




Y entonces, dijo:


-"Y si te pego una patada en la cabeza
a ver si se reacomodara algo
o algo nuevo se generare?

Cosas nuevas
florecen
de la punta
de un zapato.

El despertador de lo adormecido...

¡Vamos Bella Durmiente!

Nada de Príncipes ni de Sapos
Nada de alcohol ni pastillas.

Dicen que el electroshock
también es muy bueno.

Ah! ya sé.

Tal vez prefirieras
propiamente el zapato,
la hoguera,
la horca
o la autoflagelación

Sería mucho más romántico. ¿No?



¿Que soy cruel?


No, no.
Pensalo bien.

(Ah, cierto que no te gusta la palabra "pensar")

Va de nuevo...

"Contemplalo mejor"
"Atendé a tus intuiciónes".


Con "Suerte"


...algún día


verás que Todo


esencialmente



es Lo Mismo".




Mientras, ella miraba con ternura su cabeza.







.

23.5.08

Crucifixión

...



Soy la superficie
Continente del dolor

La tierra rugosa y seca
La tierra oxidada

Soy plano profundo
Raices milenarias

El último despojo
de la onda expansiva

Me atraviesan
Metales

No siento dolor

Me florecen clavos
de puntas agudas


(No te acerques demasiado
Podría dañarte
O tal vez no)



En las puntas
está el secreto
Anida el antídoto
Allí




Soy la superficie
que contiene al dolor

En el sinfín del tiempo
Estoy detenida

A veces
Un espejo
me devuelve la imagen

Tierra seca y rugosa
Tierra oxidada


¿Quién me habrá sembrado?



¿Ésta semilla?





...

21.5.08

Neuropsiquiátrico II

...

-No. Son unos niños -dijo el primero-.

-Cuánta estructura para el globo azul que jamás caerá -dijo el segundo-.

-Las sectas. Las sectas son necesarias -dijo el tercero-.

-¿Las qué? ¿Las celdas? -preguntó el segundo mientras miraba a los niños-.

-Algo así -dijo el tercero-.

-Algo como células, módulos estructurales -dijo el segundo, y continuó- como cajitas o como "la imperiosa necesidad de retroalimentarse"...o como eso de que "sin los afectos se muere", o como un calmante..., placebo, morfina, curitas..., y un Gran etc.

-El desinfectante -dijo el primero-.

-¿El qué?-preguntó el segundo-.

-El desinfectante, urgente! -dijeron los niños-.

-Imagino -dijo el tercero- que hay códigos infectados.

-Reglas -dijo el segundo- reglas, muuuchas reglas...(y nadie sabrá de qué cornocalaña)

-Reglas. Sí. Escuadras, compases y brújulas también. Están en sus mochilitas -dijo el primero-.

-Fija-te, -dijo el tercero- marchan a ritmo. Y casi siempre la escuadra tiene un cabo, al fin y al cabo...

-El segundo dijo: Las líneas del pentagrama son perfectas y la clave no está de adorno.

-Claro -dijo el tercero- se trata del segmento que comienza con el árbol verde y termina con el negro.

-Y solo el viento decidirá qué cantidad de hojas volarán cantando -dijo el segundo-.

-Sin embargo -dijo el primero- la maestra les dijo que es un instrumento formado por dos piernas agudas, unidas en su extremidad superior por un clavillo para que puedan abrirse o cerrarse, y que sirve para trazar circunferencias o arcos y además, tomar distancias!... Y que generalmente una de sus piernas pincha!, dónde la brújula le indica...

-Habría que denunciar a esa maestra -dijo el tercero- En cambio a Raúl, el gomero le dijo que le puso un parche por cada pinchadura.

-Imposible, -dijo el primero- las plantas no hablan.

-Tal vez -dijo el segundo- con esa pierna pueda caer al "Globo azul".

-Te gusta hacer llorar a los niños -dijo el primero-.

-No creo que lloren por una fiesta de disfrases -dijo el tercero- repito: de dis-frases.

-Hay frases y frases -dijo el primero-, ¡cuidado!

-Sí, claro -dijo el tercero- se va a disfrazar de "dado".

-Nada peor para un retraído, un tímido -dijo el segundo-... (no soy muy dado que digamos...)

-Es mejor "el del circulo polar" -dijo el primero-.

-Prefiere los africanos, sin dudas -dijo el tercero-.

-Yo -dijo el segundo- "el club de leones".

-Es lo que dije -dijo el tercero- Las sectas. Las sectas son necesarias.

-Ningún reino se salva... mineral, vegetal o animal... -dijo el segundo-

-Ahí vuelven los niños -dijo el primero- con sus ventosas mochilitas a cuestas, cantando y marchando.

-Y pensar, que el C.P.U, que no soy yo, borró una parte mía! -dijo el segundo-.

-Y yo -dijo el tercero- sigo acumulando motivos para la desilusión.

16.5.08

Empatía II

Un tercer ojo vería ausencias veladas y se equivocaría.

En la plenitud de la tormenta sabremos cómo no ahogarnos.
Nos llueven las sensaciones.

Hay una mesa entre vos y yo. Sabemos que una mesa de por medio, no separa.
Son tus ojos los que insinúan coordenadas... Invitan, pero no hay timón que se deje manejar.
La enajenación contempla.
Y para prolongarte, te sigo.

Desde lo alto del mástil, la mirada cae desvanecida.
Y la ternura de tu mano la recibe, para rescatarla -sin saberlo-

Con minucioso detalle, seguís la secuencia.Te van naciendo movimiento y quietud.
Y te observo.

Me gusta la quietud porque anuncia algo que siempre desconozco.
Todo gesto tuyo, lleva la elocuencia sorpresiva que renueva sin tregua.
Lo mío, es el displicente gesto, simulado, orientado a raptar tu atención.

Abunda la femineidad en juego.Y ese protagonismo inevitable, conlleva lo genuinamente aventurado.

Viajamos, por terrenos peligrosamente atrapantes.

Miramos -nunca dejamos de hacerlo- y nunca hubo palabra verbalizada.

Me mirás.
Y sé que deseas rozarme, de "cualquier manera", con cualquier excusa.
Te intuyo, en la "casi desesperación".

Me pedís, fuego. La típica excusa, pero muy significativa.
Solo que yo no lo tengo, y vos sí.
Tenés el propio, pero necesitas del ajeno.
Entonces, Pedís.

Me lo pedís.
No atino a encender la llama, que me llevaría a tu cigarrillo, para recorrerlo y llegar a tus labios, que me succionarían la vida.

Solo te ofrendo mi mano, que contiene al encendedor -que es tuyo- esperando a la tuya que lo reciba.

Ése instante, está calculado y es Eterno... da tiempo.
Da tiempo a las intuiciones, a las sensaciones... Sin delatarlas, a dilatarlas.
Da tiempo a que el sedimento flote, cautivo, para que no decante, para retener el sedoso
gemido.
Finalmente, te da el tiempo necesario para decidir cómo serán tus deslizamientos.

Decidiste.

Decidiste quedar inmóvil y detener el tiempo, para dejarme sin aire, sin latidos.

Estas pociones de inacción son las que infaliblemente me conmueven.
(Pero nunca te lo diré, ni daré señal alguna que pudieras detectar)

Una tercera mirada distorsionaría aún más la apariencia de ausencias veladas.

No. Tu mano no lo recibe.
Observás al encendedor ahí, entre mis dedos.

Sé qué querés.

Querés reposar.
Reposar en mí,
en mí mano con tu fuego.

Querés que lo haga mío.
Entrar-me
para salir-te.

Sabemos lo que el gesto significa.

Sabemos que los labios nunca confluirán
y sabemos cómo no ahogarnos sin ellos.

Un tercer ojo nunca lo sabrá.

Sabemos cómo continuar y cómo eternizar el Deseo...


Pero no sabemos amar.



.

15.5.08

Diosa sin altar








Dijo:

Soy la cortesana,
la meretriz,
la ramera

La tratante
corrupta
envilecida

La oscura caminante
degradada

La degenerada
puta
perdida

La mancha humillada
por la vida.



(Mi Adorada
Diosa sin altar...

Hundida)




.

4.5.08

.

FICCIÓN

De la fealdad de las Sentencias





La Palabra



Así como Dice



No Dice.







El Silencio



Así como No Dice



Dice.







El Acto



El acto siempre Dice Algo más.
(Algo más)




Lo Subjetivo -en tanto que sujeto-

Todo Vela.

La Piel

Inevitable

Se duele

Selecciona.

Entonces

Todo así como Nada

se tornan Posibles.









.

1.5.08

INUTILIDAD

.




A vos, a vos.. , en especial a vos.. y a vos no.


Contame.
Contame de la luminosidad envolvente
De la felicidad que embriaga
De la soportable levedad.

De la oscuridad
insulsa?
Del disgusto
pasajero?
Del miedo a la densidad.

Pero
sobre todo, contame.





Contame del Gran paréntesis.





De ese punto
Del silencioso y exacto
punto medio

De ese que Declina

"entre"

ser y no ser




-lo que sea-




.

29.4.08

.




CÍRCULOS DE LA EXISTENCIA.

Círculos de la existencia -
anhelamos permanecer en uno de ellos, arriba, en el más luminoso,
ese que juega constantemente con el sol, con las hojas, con el
rocío.
Pero las aguas nos arrastran más abajo,
hacia otros círculos más ricos que aquél, más oscuros,
para tocar con las manos temblorosas las primeras raíces de la
vida, para alcanzar la corriente donde brotan las lágrimas, las voces,
más hondas.

OLGA VOTSI
(poeta griega)





.

25.4.08

.





detener
la propia sangre
y
silenciar
latidos


tal vez






.

.






y Qué se hace

con Éstas ganas

de

Asesinar ?







.

.



INERCIA INDIRECTA

Bendito sea el Obstáculo
mil veces bendito.
Árbol de oscura justificación
que nos exime de culpa,
donde encuentra fresca absolución
la Maniobra desertora,
donde desayuna lentamente
su coartada cotidiana
nuestra Enajenación.


KIKÍ DIMULÁ
(poeta griega)




.

19.4.08

.






Allá



caminaba orillas
hilos delgados
equilibrista


Alas
abiertas
-mojadas-


Volaba



(no era pájaro)



Caía
en picada

rozaba
la tierra

Ascendía

atravezaba
nubes


Respiraba...






el ojo
lo perdía




Descendía


(no era hombre)


perforaba
la tierra
tragaba

gemía
lloraba

nadie
escuchaba


Moría

y



soñaba
que el ojo
lo encontrara.





(y pensar
que decías
que me amabas)




frágil es la vitrina


-fosilizado está ya-



paleontólogos

lo observan




Aquí


(al fin)








.

18.4.08

.









tres

voces

femeninas














.

15.4.08

Él

.









El dibujaba al cuerpo debajo del agua.

El, lo dibujaba.

Todo eso tiene su precio.

El niño tenía sus manos atadas.











Una vasija.


Pigmentos verde musgo, en la vasija.


Y el pincel,


se deslizaba..











Ella caminaba entre la gente y sonreía.


Hacía calor.


Ella le hablaba al niño sentado en la escalera.


El niño que jugaba con las zogas.


El niño que armaba estrellas.











Una vasija.


Pigmentos amarillo sol, en la vasija.


Y el pincel,


se deslizaba..











El llevaba un farol.

Ellas observaban el cadáver.

Ellos hablaban mirando los dibujos.





Desde lejos, ella, los miraba.











(una pincelada, puede borrarse con el agua?)











En el candelabro, dos velas.


Y bajo la lluvia, el niño.











Una vasija.


Pigmentos rojo sangre, en la vasija.


Y el pincel,


se deslizaba..











Sacaron el cuerpo del río.


Ella besó y colocó


una pequeña manzana verde


sobre su vientre.







Bajo la lluvia, ella lo miraba.





Miraba al niño que armaba estrellas.



Mientras llevaba una vasija,


pigmentos azúl muerte, en la vasija



pigmentos azúl muerte


a sus labios.





Y el pincel,


se deslizaba...







Se deslizaba ahora,

dentro,

en su cuerpo.











Y







El, Los dibujaba.











.

13.4.08

.




PRÓLOGO

Polvo de los libros
polvo de la tierra.

La verdad no está en las ideas
la verdad está en las cosas.

Verdad del seno es el pezón
verdad del sol es la llama.

Las palabras de las ideas están vacías,
pero colmadas las palabras de las cosas.

Igualdad Justicia Honor Verdad Moral
pan miel abrazo rocío ruiseñor piedra

antes que la palabra miel, el sabor de la miel
y antes que la palabra piedra, el contacto con la piedra.

Otros buscan convertir las ideas en cosas.
La justicia en pan
para saciarnos de justicia.

Pero yo toco las cosas -y las cosas se vuelven ideas.

Su sabor es absoluto como el del mar
y su contacto definitivo.

Dejo las ideas y abrazo las cosas.
Éstas no traicionan jamás.

y digo mejilla sol canto sal piedra.
Piedra.

POLVO

1

Hablo del polvo.

Lo vi danzar en rayos de luz,
lo vi posándose suavemente en los ángulos de los muebles,
lo vi levantarse y galopar en grandes nubes.

Hablo del polvo y del sabor del polvo,
que cruje entre los dientes
y de la ceniza, polvo
humano.

El polvo entra por todas partes -por ventanas cerradas,
por ojos cerrados, por las grietas de la mente.
El polvo necesita luz para hacerse visible-
luz y que el sol
caig oblicuamente.

Entonces se ve cómo el polvo llena
el vacío.


NIKOS DIMU
(poeta griego)





.

11.4.08

.









Qué miedo
que dá






la sensación
de..






¡PELIGRO!








no?





Y





qué
Idiótas








nos volvemos
(hacia atrás)








hacia atrás
de la suguridad.











Será
¿SEGURIDAD?














Y si no la es,
entonces
estamos listos
para Re-iniciar.



















.

8.4.08

.








NADA mejor que el silencio
( como verbo, como sustantivo )












.

7.4.08

LoQueNoSeVe













en la nada
No Hay nada










en la nada
Hay nada
















Nada es Algo
( a descifrar )







descifrar.


1. tr. Declarar lo que está escrito en cifra o
en caracteres desconocidos,
sirviéndose de clave dispuesta para ello,
o sin clave,
por conjeturas y reglas críticas.

2. tr. Penetrar y declarar lo oscuro,
intrincado y de difícil inteligencia.
















qué nada ( qué No)















qué Hay ( que nada que hay )
























la nada que nada



















mentirosa Ausencia
Y el respiro,
retenido.





3.4.08

Insomnio del Latir

Para dejar
la vigilia insondable
que aplasta
recóndita
en el insomnio.


Es el insomnio
del Latir.

De cicatrices es el insomnio.







-esos segmentos póstumos-








Para dejar de latir
la sombra
late.









Y es el sol
quien se estrella
despojado.








Y el pájaro
vuela.









Y el pájaro
contra el vidrio.










Para que su vuelo
-del sol amanecido-
más que aplastante
acabe.











Y la tierra bebe
la caída inefable
-dosis de lo muerto-
para no morirse.










Y la mirada oblicua
arrastra cansancios
del no-pájaro.











Precipicio
a la cima
ciega.











Para que el vuelo
acabe
en la insoluble oscuridad
de la ceguera.













En la cima de la sima.
En la sima de la cima.










Y entonces
es el sol
quien nuevamente
se estrella
despojado.












Para no volar
el pájaro vuela.







Para no amanecer es
que amanece.













Vigilia insondable..







La sombra que late
del sol amanecido.



Prefacio inútil es el insomnio del Latir.

2.4.08















31.3.08

12 segundos de oscuridad




Gira el haz de luz
para que se vea desde alta mar
yo buscaba el rumbo de regreso
sin quererlo encontrar

Pie detrás de pie
iba tras el pulso de claridad
la noche cerrada, apenas se abría,
se volvía a cerrar.

Un faro quieto
nada sería
guía, mientras
no deje de girar
no es la luz
lo que importa en verdad
son los 12 segundos
de oscuridad,

12 segundos de oscuridad
para que se vea desde alta mar
de poco le sirve al navegante
que no sepa esperar.

Pie detrás de pie
no hay otra manera de caminar
la noche del Cabo
revelada en un inmenso radar.

Un faro para,
sólo de día,
guía, mientras
no deje de girar
no es la luz
lo que importa en verdad
son los 12 segundos de oscuridad,
12 segundos de oscuridad,
12 segundos de oscuridad,
para que se vea desde alta mar.


J.Drexler.





26.3.08

Algo, algo de algo.



Nada, nada de nada.

24.3.08

Amanecer y Muerte IV





A mi Padre


Hoy, Domingo de pascua, 23.3.08. Voy a visitarte.


8:30 - Y espero el colectivo. El cielo está limpio y hay sol. Poca gente, algunos autos.


8:42 - Viene el colectivo. Ya estoy en el colectivo. El sol está a mi izquierda, penetra las ventanillas, me ilumina el rostro y sobre todo me quema los ojos (pero no usaré anteojos oscuros)


9:15 - LLego a La Cañada y hago el transbordo. Ésta combi me llevará directo al cementerio. Ahora el sol me viene de la derecha.


9:50 - LLegué al cementerio. Se vé la capilla al fondo y detrás de ella una gran arboleda. Entré a la capilla. Saqué dos hostias. Me dirigí hasta el poste que dice: 13-14. Allí estás. Coloqué una de las hostias en tu placa, la que tiene tus datos (que también son míos), la otra la comí. De alguna manera "comulgamos" juntos. Es domingo de pascuas, pascuas de resurrección. ¿Resucitarás?. Hoy para mí, de algún modo, sí. Estuve un rato a tu lado. Luego me senté en un banco blanco, alejado, pero desde allí te veía (una forma de decir, claro). Hay una brisa intensa. Los árboles se mueven con el viento, pareciera que hablan.
(Desde que salí de casa hasta ahora, no tuve ninguna emoción. Estoy rara, como insensible. No siento nada)


10:30 - El sol ya me quema pero el aire es frío. Los pájaros cantan.


Sé que estás debajo de ésa flor silvestre amarilla que creció sobre la tierra que te cubre.


Volví a la capilla ya para el final de la misa. El sacerdote bendijo a todos y una mujer recitó un poema. El poema me conmovió, pero no recuerdo que decía (imagino que me conmovió el "como" y no el "qué")


Pienso que me agrada "Lo Ritual".


11:20 - La combi está en la puerta. Retorno a casa. Ahora el sol me dá por la izquierda.


12:10 - Llegué al centro. Nuevo transbordo. Y ahora el sol está a mi espalda.


Ya estoy llegando a casa. Me doy cuenta que hace rato ya desapareció la emoción del poema.
Nuevamente no siento nada. (los músculos inmóviles, ninguna expresión en mi cara, quedo totalmente muda, no emito sonido alguno, la respiración lenta, como si la vida se me fuera y un enorme silencio tomara mi ser, .. me viene la imagen de una piedra.)


Papá te amo.


Amo todos los recuerdos que tengo tuyos.


Y un día como Hoy 24 de Marzo, de hace ocho años atrás, tu presencia se volvió ausencia.


Presencia de la Ausencia


Frios caballos de viento
-incerteza desesperante-
atropellan

a ésta hora, exactamente
Torbellino
(ni el tuyo ni el mío)
que jamás ví
y oí cansadas baldosas
bajo ruedas crugiendo
Envolventes caballos de viento
en el llevar de camilleros ..
Entraste a Terapia Intensiva
a ésa maldita hora
Angustia
desgarras
en la incertidumbre
Jamás ví tu cuerpo tras puertas del purgatorio
oí la música
que llevan aberturas y cerraduras
de bisagras, entre la vida y la muerte
Partes médicos
días tras día
entre la muerte y la vida, si
y a la misma hora siempre
A ésa hora exactamente
un teléfono lloró
y oidos desencajados ensordecieron
sin embargo, sé
que a esa hora
todos los días te quiero
junto a mí.
-sin que mi consciencia se dé por aludida-


En papeles con firmas
suspiros finales llevan horas exactas.


Y aunque sepa
de tu suspiro final..

Un frio,
lento y penetrante
hace su recorrido
por las entrañas de mis vértebras
como caballos de viento
que me atraviesan
-a ésta hora, exactamente-
en donde la Ausencia
se hace Presencia.




21.3.08

Amanecer y Muerte III



Era el dos mil ocho
Era veinte de marzo
Era a las 04:30 hs de un jueves santo

Eran mis manos
Era El Libro
Eran mis ojos
Era la página
-era la última-

Eran las palabras
Eran las palabras
Eran las siguientes:

"...>>Una vez más veo ante mí la calle habitual. El dosel de la civilización ha sido quemado. El cielo es oscuro como un barnizado hueso de ballena. Pero en el cielo hay una plaidez, ya de los faroles, ya del alba. Hay una cierta agitación; parloteo de gorriones, en un plátano, no sé dónde. Hay un cierto aire de inicio del día. No, no lo llamaré alba. ¿Qué es el alba en la ciudad para un hombre entrado en años, que , de pie en la calle, mira un poco mareado el cielo? El alba es como un emblanquecerse del cielo, como una renovación.Otro día, otro viernes, otro veinte de marzo, enero o setiembre. Otro general despertar. Las estrellas retroceden y se extinguen. Las barras adquieren profundidad entre las olas. La película de niebla adquiere densidad sobre los campos. El rojo se pone sobre las rosas, incluso en la pálida rosa se cuelga junto a la ventana del dormitorio. Un pájaro gorjea. Los campesinos encienden las tempranas velas. Sí, es la eterna renovación, el incesante alzarse y caer, caer y alzarse otra vez.
>>Y también en mí se alza la ola. Se hincha, arquea el lomo. Una vez más tengo conciencia de un nuevo deseo, de algo que surge en el fondo de mí, como el altivo caballo cuando el jinete pica espuelas y después lo refrena con la brida. ¿Qué enemigo percibimos ahora avanzando hacia nosotros, tú sobre quien ahora cabalgo, mientras piafamos en este pavimento? Es la muerte. La muerte es el enemigo. Es la muerte contra lo que cabalgo, lanza en ristre y melena al viento, como un hombre joven, como Percival cuando galopaba en la India. Pico espuelas. ¡Contra ti me lanzaré, entero e invicto, oh Muerte!>>

Las olas rompían en la playa. "


Era el personaje -Era Bernard-
Era la mujer -Virginia-
con su apellido de hombre -Woolf-
Era "Las Olas" -su obra-
Era en el 1931

Era la última página..

Eran las primeras horas..

Era el anochecer y era el Amanecer

Era la juventud y era la vejez

Era la muerte
Era la vida

Era el Pasado y era el Presente
La Escritora y la lectora
Aconteceres en un mismo día
Un veinte de marzo que nos unía
La perplejidad que nuevamente invadía.


13.3.08




REFUTACIÓN DEL TIEMPO


El ayer del mañana no es, aunque lo parezca,

lo mismo que el hoy. Porque el hoy, inexorable,

no tiene ese movimiento de palíndromo del tiempo

que produce el ayer del mañana. Con ese movimiento,

al remover el obstáculo del hoy, al acariciar

la perspectiva de unión del futuro y el pasado,

corres hacia un mañana desconocido pero casi

conquistado, de donde vuelves fácilmente, invirtiendo

la marcha, al estático hoy. Y por cierto

tampoco el mañana del ayer es, aunque lo parezca,

lo mismo que el hoy. Porque el hoy, inexorable,

no tiene ese movimiento de palíndromo del tiempo

que produce el mañana del ayer. Con ese movimiento,

al remover el obstáculo del hoy, al acariciar

la perspectiva de unión del futuro y el pasado,

navegas hacia un ayer conocido pero no conquistado,

de donde vuelves, a marcha normal, al estático hoy.


El ayer del mañana y el mañana del ayer.

Movimientos de palíndromo del tiempo

para un árido hoy. Refutación del tiempo.



ATHOS DIMULÁ.
(poeta griego)


10.3.08

ENTREMUNDOS

Vivo en la hora suspendida entre la noche y el día.
Caminé en la orilla detenida de los cielos antes de ser mar.

Voy entre mundos fugaces, pisadas de ángel, en la levedad.
Claro entremundo distante, ambiguo y constante de la brevedad.

Tierra donde empieza el silencio y donde tiembla aún la música.
Mundo entre grávidos y muertos, entre muelles que surcan espejos.

Voy entre mundos fugaces, pisadas de ángel, en la levedad.
Claro entremundo distante, ambiguo y constante de la brevedad.


Roxana Amed.

6.3.08

Más Allá




A Ella
Le gustaban las mujeres


"Sus ojos no miraban más allá"
Ella
Lo decía

Todos decían que
A Ella
Le gustaban las mujeres



Pero
"Sus ojos tampoco miraban más allá"
(incluso Ella lo decía)

Ni los míos
Ni los de ellos
"Miran ni mirarán más allá"
-decía-

Las amaba
-decía-



Porque siempre le dieron
La espalda



Porque
"Sus ojos miraban más allá"



Sin Alas



Ella


Lo decía.




20.2.08

Hipocresía

Esa palabra en labios hipócritas
Anticipo dudoso
Canción que consuela

Ese dedo pretendiendo eclipsar soles
Agua turbia que no calma la sed
Incendio falso del huracán abatido

Ese alimento venenoso
Esta sangre detenida
Aquel óvulo excretado

El color indefinido
El hedor supurante

Ese blanco, sangrante

Es ese insecticida vencido
Esa arena en los ojos
Aquella planta carnívora

Esta fuga de gas sin chispas
Estas lágrimas de cocodrilo
Ese revolver sin balas
Y aquel cielo, que no llora

Esa nada que provoca tanta náusea
Eso que se instala
ante el terror de saberse sin suelo

Esa cobardía detestable

Esa ceguera voluntaria

Esa mentira, que jamás es piadosa.

1.2.08

LIMBO

Han sabido de cuando la piel se deshace en escamas?
Y los gritos son ensordecedores en medio de la oscuridad?
Y los pies se hunden en la viscosidad indescripta?
Y nunca nunca se despierta?

Roxana Amed



LIMBO

De caminar descalza
De adivinar estrellas
De dibujar con sangre
De mi pasar las huellas
Y de clavarme cruces, para creer.

De ver crecer escarcha
sobre la piel ajena
y de enterrar fantasmas
bajo la tierra negra
y de tragar cenizas, para engendrar.

Ay, tan cansada de andar
por este Limbo atroz
espectro fiel
que nadie ve
que nadie quiere ver.

De revolver la nada
De desafiar tormentas
De envenenarme el alma
Con esperanzas muertas
De ver nacer mis alas
Y no volar.

Y de cambiar de casa
de equivocar las puertas
y de beber mis lágrimas
de miedo o de vergüenza
de no encontrar palabras, para mentir.

Ay, tan cansada de andar
por este Limbo atroz
espectro fiel
que nadie ve
que nadie quiere ver.


Roxana Amed.




24.1.08

VOZ EN LAS CALLES VACÍAS

A tí te haré un precio mejor.

Mi voz es desconocida
en los grandes dramas de nuestro planeta:
aniquilamiento del derecho, hambrunas que comen
su supervivencia para vivir,
feroz contrabando de iniquidades,
vantajas nucleares,
guerras turistas
decisiones que circulan
de incógnito con anteojos negros
en medio de arbitrariedades antibalas.
Y todo eso gobernado
por el antiquísimo, omnipotente Así.

Mi voz no es oída
en los terribles dramas de nuestro planeta.
Nunca se alzó entre el griterío
para maldecir en verso
cuanto en la tierra divide en dos,
una mitad abono
la otra mitad para cosechar.

Mi voz es baja y está apartada
como la sabiduría y como el miedo,
tiene la misma intensidad de lo débil,
la misma sonoridad del silencio.
Se derrama en lo cotidiano y lo pequeño
y se inmola cada día en su pira.
Y éste es su clamor interior,
su exasperado escalofrío,
su maldición en verso a lo inconmensurable,
su desvelo
junto a los lamentos de los grandes dramas,
su disimulado y endeble empellón
al antiquísimo y omnipotente Así.

Aúlla el destino
el cambio se hace el sordo
ante la antiquísima, venerable
estentórea voz de la Necesidad.
Nunca le llegó su eco.
Decisiones de incógnito con anteojos negros
lo amordazan en el camino.
¿Por qué resonaría mi propia voz
cortando laureles de soberbia
de la voz del Mundo?
Mi voz es respetuosa
de la vencida voz del Mundo.

Aúlla el destino
el cambio se hace el sordo.
El verbo estruendoso: Narciso.
Y si se inclina sobre las atrocidades
asegura muchos más espejos.

No, no se refleja mi voz
en las negras atrocidades.
No toma parte
a paso redoblado, no clama a coro
para que las montañas se conviertan en colinas,
las colinas en montañas.
Permanece baja como una colina.

No, no es mi voz
libertad o muerte.
Es un calabozo de voces
eutanasia
un blanco resistente
a las ganas de divertirse del loco nuclear
y que da así tiempo
para que alguna otra se salve.
Es mi voz un escabel
para palabras cansadas,
para conclusiones que regresan vencidas.
Es mi voz el silencioso paseo
de una escritura solitaria
por lluviosas calles vacías.

A ti te haré un mejor precio
dijo la Nada al Algo
y el imbécil lo creyó.

KIKÍ DIMULÁ.

8.1.08

Amanecer y Muerte II




a Noemí.




Siempre me perplejan las coincidencias..
Era el Amanecer de un día
Era el canto de los pájaros
Era la Vida

Eran mis ojos, era mi mano
Era el objeto que atrapa imágenes,
era rectangular


Eran los rayos naturales que invadían
Era el giro a la derecha,
era su recorrido


Eran los árboles y el cielo


(el pájaro no se veía)


Era el movimiento,
era de arriba a abajo
Era el Suelo ahora


(el Cielo no se veía)


Era la Contemplación
Era el pájaro sin vida
Era la Muerte.


Era el Anochecer del mismo día
Era la Vida


Era la fatiga en mis ojos, era el temblor de mi mano
Era el objeto que enciende a otro,
eran rectangulares y secos


Eran los rayos artificiales
Eran las imágenes ficticias
Era la escena,
Era la misma!


Era la mujer recostada,
Eran sus ojos
Era el pájaro a su lado sin vida


Era la Contemplación.
Era nuevamente la Muerte.
Era: "Las Horas" (la película)


Fueron dos Hechos
Aconteceres en un mismo día
La Coincidencia
La Perplejidad
Que invadían.

.
























.

Acerca de mí

Archivo del Blog

Blogs

.








.

.









.